BENEDICTO

Loading...

Follow by Email

miércoles, 25 de enero de 2012

Benedicto XVI y Jose Luis AZuaje Ayala

El Obispo de La Diócesis de El Vigía San Carlos del Zulia y 1er Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela,
durante la Visita Ad limina con el Santo Padre.
comunion eclesial



















lunes, 21 de noviembre de 2011

El Papa Benedicto XVI pidió a los africanos que se levanten y sean un ejemplo de paz, fraternidad, reconciliación y justicia para el mundo

nov. 21, 2011.- Benedicto XVI volvió al Vaticano muy satisfecho de su segundo viaje a África. El Papa, que visitó Benín del 18 al 20 de noviembre, siente una gran predilección por este continente, por considerarlo un pulmón espiritual para el resto del mundo.

Benedicto XVI estima que a pesar de los problemas que enfrenta y enfrentará África, hay una reserva humana sobre la que el mundo puede contar. De aquí que para él, el humanismo fresco y el alma joven de África sean sinónimo de esperanza.

Tanto en el avión que nos llevó desde Roma hasta Cotonou como en su discurso ante los líderes políticos, económicos y religiosos en el Palacio Presidencial, el Papa apuntó que sus afirmaciones no son mera retórica, sino el fruto de una profunda convicción, tanto suya como de la Iglesia Católica.

En África, Benedicto XVI se refirió a los conflictos que en los últimos meses han tenido e incluso siguen teniendo como marco a varios países africanos.

"Ha habido muchos conflictos provocados por la ceguera del hombre, por su ansia de poder y por intereses políticos y económicos que ignoran la dignidad de las personas", indicó el pontífice.

El Papa calificó de legítimas las manifestaciones de protesta porque "en estos momentos hay demasiada corrupción y codicia, demasiado desprecio y mentira, excesiva violencia que lleva a la miseria y a la muerte".

Desde Cotonou, el Papa quiso ir más allá de las fronteras africanas al lanzar un llamado a los líderes de todo el mundo.

"No privéis a vuestros pueblos de la esperanza, no amputéis su porvenir mutilando su presente. Tened un enfoque ético", señaló.

En Benín, Benedicto XVI firmó y entregó a los representantes de 42 conferencias episcopales, 35 nacionales y 7 regionales, la Exhortación Apostólica con las conclusiones del Sínodo de Obispos para África, que se celebró en el Vaticano en el 2009.

En 135 páginas, el Papa indica el camino que deberán seguir las iglesias africanas en los próximos años, pero aborda también los problemas que más aquejan al continente.

En el documento, el Papa exhorta a los africanos a la reconciliación, la paz y la justicia.
Para que esto sea posible, comentó Benedicto XVI, "los responsables de los crímenes deben ser buscados y puestos en mano de la justicia".
El Papa pidió un castigo para los que desataron los conflictos y para los que ordenaron los crímenes y pidió justicia para los niños.